El primer convenio femenino del fútbol, a una firma de hacer historia

Sólo falta la firma y está prevista para el próximo 15 de enero.  Entonces, las futbolistas de la Primera Iberdrola podrán festejar la entrada en vigor del primer convenio laboral en la historia de la liga femenina española.

Será un paso gigantesco en la lucha por la igualdad de géneros en el deporte. Y dadas las fechas, una tentación calificarlo de regalo de Reyes retrasado. Sería un error.

Retrasado llega, de eso no hay duda. Pero de regalo no tiene nada este convenio colectivo que  las futbolistas llevan meses y meses batallando dentro y fuera de la cancha.

Más de un año y 29 reuniones acumula ya la negociación que este viernes, sobre la hora del plazo establecido, concluyó con un preacuerdo entre sindicatos y patronal, discretamente publicitado.

De manera sorprendente, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), el sindicato mayoritario también entre las mujeres, comunicó la buena nueva ayer con un único tuit fijado en su perfil. No emitió ni un solo mensaje más al respecto en su timeline.

«Firmado el preacuerdo para del primer convenio colectivo para el fútbol femenino de Primera División», dice, de manera aséptica, el mensaje de la AFE que precede al comunicado donde se detallan los puntos acordados.

El tuit, que incluye una foto de David Aganzo, presidente del sindicato, sellando el preacuerdo, tenía hasta la hora de publicar esta nota 212 «me gusta» y apenas 80 retuits. Sólo cinco de ellos eran de futbolistas de la Primera Iberdrola. Y ninguna se contaba entre las estrellas del campeonato. Ningún compañero futbolista tuvo a bien tampoco hacerse eco.

«Feliz de que por fin se sienten las bases para que las futbolistas tengan reconocidos sus derechos laborales después de 14 meses. Convenio histórico. Felicidades y gracias por el compromiso, valentía y unidad», señaló Aganzo en su perfil de Twitter sin mayor euforia.

No deja de ser resultar curiosa tan escasa repercusión pública para un logro tan largamente perseguido. ¿Será que aún existen dudas sobre la materialización del convenio que debería rubricarse a mediados de enero?

No sería la primera vez que un preacuerdo se rompe de camino al acuerdo definitivo… Confiemos en que no sea así esta vez y en que la reserva responda, simplemente, a la prudencia y a la intención de celebrarlo cuando se convierta en realidad.

Entonces, las futbolistas tendrán garantizados un salario mínimo, un horario de trabajo regulado y 30 días de vacaciones pagadas, entre otros aspectos.

Según el comunicado emitido por la AFE, el sueldo mínimo anual para una futbolista a tiempo completo será de 16.000 euros brutos. Las que lo sean a tiempo parcial cobrarán, al menos, un 75 por ciento de esa cantidad, es decir, 12.000 euros brutos.

Este último era uno de los puntos que habían impedido el acuerdo en reuniones anteriores. Los clubes aseguraban que muchos de ellos no podrían asumir semejantes cantidades sin ir a la bancarrota.

La mediación de la Dirección General de Trabajo, tras la huelga convocada y secundada por las jugadoras los pasados 16 y 17 de noviembre, contribuyó a que la patronal cediera en este aspecto.

Otro de los motivos de desacuerdo, el de la maternidad, se ha resuelto con la renovación automática por un año si la futbolista está en su último año de contrato.

La jornada laboral de las jugadoras será de 35 horas semanales y sus vacaciones pagadas, de 30 días. De ellos, al menos 21 deberán ser consecutivos, como el descanso semanal mínimo, que será de un día y medio.

Las futbolistas percibirán el cien por cien de su salario en caso de incapacidad temporal (lesiones, por ejemplo) y serán indemnizadas con 90.000 euros en caso de invalidez  y con 60.000 por muerte.

El convenio, que recoge otros aspectos, tendrá vigencia desde el pasado 1 de julio hasta el 30 de junio de 2020. Después, se renovará temporada tras temporada en su totalidad si ninguna de las partes lo denuncia con tres meses de antelación.

Los derechos garantizados por el documento suponen un tremendo avance para un deporte que, tres años atrás, apenas tenía visibilidad en España. El boom experimentado en este tiempo con la llegada de patrocinadores y también de éxitos -la selección española femenina sub-17 se proclamó campeona del mundo en 2018 y en el reciente Mundial absoluto de Francia avanzó por primera vez en su historia hasta los octavos de final- han contribuido de manera decisiva a que un deporte con tan escasa tradición acaricie una conquista casi inédita.

En España, sólo el baloncesto contó con un convenio colectivo similar. Se firmó en 2008 y recogió aspectos parecidos. Pero ya no está vigente: cuando llegó el momento de renovarlo, la patronal de los clubes ya no existía como asociación y su prolongación no fue posible.

Pese a que el baloncesto es un deporte con mucha más tradición en España y mucho más exitoso que el fútbol -la selección española femenina conquistó siete medallas en los últimos siete años, entre ellas una plata olímpica y otra mundial- , no ha conseguido aún volver a tener uno nuevo.

Así las cosas, y salvo retroceso, el fútbol se convertirá en el único deporte de equipo que reconocerá a sus jugadoras como profesionales con derechos garantizados a través de un convenio laboral.

* PH foto: Noelia Román

Las Guerreras vuelven a dar guerra

Como no sólo de fútbol vive la mujer, esta semana toca cambiar el tercio y hablar de balonmano. De la espectacular e inesperada clasificación de la selección española para la final del Mundial que se disputa en Japón.

Y no sólo por puro resultadismo, que también. Disputar una final de un campeonato del mundo es de por sí un éxito para cualquiera. Más para una selección que nunca antes en su historia la había alcanzado en un torneo de este tipo. Sino por lo que ello supone para el avance de las mujeres en todo el espectro deportivo.

El inesperado logro del equipo capitaneado por Nerea Pena confirma la extraordinaria respuesta que da el deporte femenino cuando se le presta cierta atención y se le apoya con unos mínimos recursos.

Sucedió con la sincronizada (ahora natación artística), el waterpolo, el baloncesto y también con el balonmano que, en su época dorada (2008-2014), se colgó cuatro medallas: un bronce olímpico en Londres 2012, otro bronce en el Mundial de 2011 y dos platas en los Europeos de 2008 y 2014.

Aquellas mujeres ganaron tantas batallas impensadas que pasaron a ser conocidas como Las Guerreras. Entre las más bravas, Marta Mangué, autora de 1.034 goles en 301 encuentros, y Macarena Aguilar, con 638 tantos en 240 partidos.

Después, su inesperada caída en los cuartos de final de los Juegos de Río -ante Francia y en la prórroga- abrió una etapa de malas actuaciones que sumieron al equipo en una profunda crisis: undécimas en el Europeo de 2016 y en el Mundial de 2017 y duodécimas en el Campeonato de Europa de 2018.

Lejos de haber perdido la garra o la ambición, Las Guerreras simplemente habían llegado al final de un ciclo. El equipo necesitaba renovarse, afrontar el cambio generacional que siempre llega y nunca es fácil. La sincronizada española es un ejemplo de lo complicada que acostumbra a ser la renovación.

A veces, muy pocas, la transición se da de manera tan fluida que los éxitos se mantienen sin sobresaltos. Es el caso de la selección femenina de baloncesto, que ha conquistado siete medallas en los últimos siete años: tres oros y un bronce en Europeos, una plata y un bronce en Mundiales y una plata en los Juegos de Río.

Es algo extraordinario, y más en el deporte femenino, donde las inversiones son mucho más escasas y decaen con mayor facilidad.

Como el baloncesto, el balonmano comenzó hace dos años a buscar el modo de acabar con la crisis y devolver a Las Guerreras a la lucha por objetivos ambiciosos. En el horizonte, aparecían los Juegos de Tokio y, sobre todo, el Mundial que España acogerá en 2021. Había que trazar un plan a medio plazo, tener paciencia y confiar. Los resultados difícilmente serían inmediatos. Y no lo fueron. Pero empiezan a llegar antes incluso de lo previsto.

La fórmula empleada por Carlos Viver combina unas pocas veteranas ilustres, varias jóvenes prometedoras y talentosas y una base de jugadoras que, sin alzar la voz, desempeñan el trabajo oscuro con gran eficiencia.

Entre estas últimas están Eli Cesáreo, Lara González, Ainhoa Hernández, Jennifer Gutiérrez, Marta López y Maitane Etxebarria. La mayoría entraron al equipo con la renovación iniciada en 2017 y ya vivieron el sinsabor del trabajo sin premio.

Las veteranas, que las han visto de todos los colores, no sólo mantienen el espíritu de Las Guerreras. Siguen siendo decisivas en los partidos clave. En las semifinales ante Noruega, la actuación de Silvia Navarro en el arco fue determinante. Con una efectividad del 75 por ciento desde los 9 metros y del 50 por ciento desde los 7, la guardameta española fue considerada la mejor jugadora del choque.

Y ver cómo se emocionaba hasta las lágrimas a sus 40 años, tras más de 20 peleando en todos los frentes y protagonizando los mayores éxitos de la selección española, resultó revelador.

Elocuente fue también el festejo de los 30 años de Nerea Pena este viernes, el mismo día en que Las Guerreras lograban el pase a la final del Mundial. Las imágenes que llegaron a través de las redes sociales mostraban la feliz unión que mantiene el grupo.

Estos ingredientes no serían suficientes si el equipo no tuviera calidad –Alexandrina Cabral, con siete goles, y Almudena Rodríguez, con seis, fueron el puntal ofensivo ante Noruega- y la dosis de suerte necesaria en todo campeonato para alcanzar las mayores cotas. Las Guerreras la tuvieron cuando, después de sufrir su única derrota en el Mundial ante Rusia, Montenegro superó a Suecia y permitió que las españolas avanzaran a las semifinales.

La meta con la que habían volado a Japón estaba más que superada. Buscaban plaza en el preolímpico que dará derecho a disputar los Juegos de Tokio 2020. Nada más. Ni siquiera habían soñado con la final. La disputarán mañana ante Dinamarca con el objetivo, ahora sí, de volver a dar guerra y, por qué no, campeonar.

* PH fotos: Federación española de balonmano

La histórica huelga de las futbolistas españolas arranca invisibilizada por patronal y Federación

La huelga indefinida de las futbolistas de la liga española ya está en marcha. La historia del deporte mundial añade a partir de hoy un capítulo inédito en lo que a mujeres y fútbol respecta. Lo protagonizan las jugadoras de los clubes españoles que han decidido parar para reivindicar un convenio laboral que garantice sueldos mínimos y condiciones de trabajo dignas.

Su apuesta es decidida, necesaria y arriesgada. Pero si usted quiere saber más sobre sus motivos, no busque en la cuenta de Twitter de la Primera Iberdrola ni en la de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF): no hay ni un solo tuit propio que informe de lo que está sucediendo.

¿Increíble, verdad? Pues es cierto. Tan cierto como surrealista: por no informar, los organizadores del campeonato español ni siquiera informan de manera oficial de que la novena fecha de su torneo no se disputará debido a la huelga por la igualdad.

¿Alguien puede entender semejante vacío?  Yo soy incapaz.

Desde el 6 de noviembre, en la cuenta de la RFEF no hay ni una sola referencia al paro que, supuestamente, la propia Federación intentó evitar con una propuesta no aceptada por los clubes. “La RFEF asumirá parte del salario de las jugadoras para que los clubes puedan pagarles al menos 16.000 euros de salario mínimo”, explicó el rector del fútbol español ese día.

Junto al titular, un comunicado detallaba las condiciones para que el ente federativo aportase los 1,2 millones de euros que, a su entender, podrían resolver el problema.

Desde ese día y en los diez que han transcurrido desde entonces, la Federación tuiteó sobre la Segunda B masculina, los árbitros, el VAR, la selección masculina, la retirada de David Villa y, por supuesto, la flamante nueva Supercopa masculina que se disputará en Arabia Saudí… ¿Sobre la huelga de las futbolistas que ha traspasado fronteras? Ni un solo tuit más.

Publicitó, eso sí, la presencia del presidente de la Federación, Luis Rubiales, en la gala de presentación del área de fútbol femenino de la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana, el 8 de noviembre.

Y destacó las palabras del propio Rubiales al anunciar el polémico acuerdo con Arabia Saudí como sede de la próxima Supercopa masculina: “Vamos a ir encantados a colaborar con la Federación de Arabia Saudí. Las mujeres y hombres acudirán al estadio en plena igualdad. En un momento de internacionalización de nuestro fútbol, únicamente la Supercopa puede salir de nuestras fronteras”.

La Federación olvidó resaltar, en cambio, que fue incapaz de incluir  la Supercopa femenina en ese pacto que, según dicen, llevará la igualdad a Arabia Saudí. Era uno de los proyectos de la RFEF para potenciar la profesionalización de las futbolistas. Pero se quedará en el tintero.

Seguro que fue un descuido del -o de la- community manager que lleva la cuenta de la Federación española. Quizá sea el -la- mismo/a que se ocupa del Twitter de la Primera Iberdrola: los días se suceden en su timeline sin una sola referencia propia a la huelga sin precedentes que hará que sus partidos no se disputen por un tiempo indefinido.

“La casa del fútbol femenino español”, como se autodefine, se limita a retuitear el tuit en el que el Barcelona comunicó su postura respecto al paro que también secundan sus jugadoras; y el que escribió el Espanyol para confirmar la no disputa de su partido de hoy frente al Granadilla Tenerife porque las jugadoras de ambos equipos decidieron “acogerse a su derecho a huelga”.

Como la RFEF, la Primera Iberdrola, que dice “apoyar los sueños de miles de jugadoras”, crea una suerte de realidad paralela al omitir una circunstancia crucial para su campeonato y aparentar una normalidad que no es tal y que los clubes, en general, también han pretendido simular.

¿Imagina usted el revuelo que se suscitaría si los futbolistas de la liga española se declararan en huelga y la LaLiga, la propia Federación y los clubes ocultaran ese hecho en sus canales de comunicación?

Los problemas no desaparecen por no hablar de ellos. A menudo, crecen y se enquistan.

Quizá -y ojalá- no suceda en este caso. Porque la huelga por la igualdad ha tenido otros altavoces. Las futbolistas han sido las primeras en explicar sus motivos a través de sus redes sociales.

“Si no generan no pueden pedir. Lo más oído cuando pedimos un MÍNIMO DE DERECHOS y estos creo que se tienen sí o sí! Y si es por la parte del dinero, no conozco empresa que se haya construido/mejorado sin una inversión inicial (=crédito) y mucho menos sabiendo si funcionaría o no”, reivindicó hoy Andrea Pereira en Twitter.

La defensa del Barcelona es sólo una de las diversas jugadoras que se han pronunciado sobre la cuestión en los últimos meses. Antes de decidir parar el campeonato, las futbolistas y sus representantes se reunieron en 18 ocasiones con la patronal de los clubes para intentar lograr un convenio laboral, de momento, inexistente.

En más de un año de negociaciones, lograron algunos avances, pero no que se las reconozca como profesionales al cien por cien y que, en consecuencia, se les pague como tales. Hoy en día, las futbolistas de la primera división española ni siquiera tienen garantizado el salario mínimo que rige en el país (casi 1.000 euros).

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), el sindicato mayoritario de los y las futbolistas en España, también le ha dado amplia difusión.

El seguimiento de los medios de comunicación ha sido generalizado, lo cual no quiere decir que algunos no hayan relativizado su importancia.

Por poner sólo un ejemplo, el informativo de TV3 -la televisión catalana- abrió este mediodía su sección de Deportes con los entrenamientos de clasificación del Mundial de Motociclismo, cuyos campeones ya se conocen desde hace días. Apenas después, informaron de manera bastante breve y un poco confusa del paro indefinido de la liga femenina de fútbol. Y eso, probablemente, porque no hay jornada del campeonato masculino a causa de las selecciones. Dudo mucho que la huelga femenina hubiese ocupado el segundo lugar si hubiera habido partidos de LaLiga.

La duración y evolución del paro, que no tiene precedentes conocidos en campeonatos femeninos, marcarán su repercusión y sus logros.

En torneos masculinos, las huelgas siempre alcanzaron nuevas conquistas. En ocasiones, necesitaron meses y la intervención de peces gordos para ello. Fue el caso de la Liga estadounidense de béisbol (MLB), cuando en 1994 el entonces presidente del país, Bill Clinton, tuvo que intervenir para que jugadores y patronos se sentaran a negociar un acuerdo después de 232 días de paro.

Otras veces, el conflicto se solucionó casi a las primeras de cambio. Así fue en 2011, cuando Luis Rubiales encabezaba la AFE y llamó a la huelga en la dos primeras fechas de la Liga para lograr que los clubes saldasen los 50 millones de euros que adeudaban a 200 futbolistas. Éstos pararon en la primera jornada y ya no necesitaron hacerlo en la segunda. En plena crisis económica, los clubes se avinieron a un acuerdo en cuestión de horas.

Parece harto improbable que ahora, en el pleno ascenso del llamado fútbol femenino y con muchos intereses en juego, las futbolistas vayan a tener la misma suerte. Pero como soñar es gratis y, además, la Primera Iberdrola apoya los sueños de miles de jugadoras, quién sabe.

Para más información de la huelga y detalles del convenio laboral que se persigue, visite este enlace: https://lasocialdeportiva.com/un-paro-indefinido-para-empezar-a-poner-las-cosas-en-su-sitio-y-ser-reconocidas-como-futbolistas-profesionales/

  • PH foto: Espanyol Femení

¿Un espectáculo que no interesa a nadie?

Casi 78.000 espectadores acudieron ayer al icónico Estadio de Wembley para presenciar el choque entre Inglaterra y Alemania. Jugaban las selecciones femeninas de fútbol. Medían sus fuerzas en un amistoso. Y en Londres llovía y hacía frío.

A unos kilómetros de distancia, y unas horas antes, el Chelsea había batido al Crystal Palace en Stamford Brigde en duelo por la duodécima fecha de la Premier League. Y el Tottenham, en su cancha, empataba con el Sheffield United. Los dirigidos por Maurcio Pochettino, de hecho, aún confiaban en hacerse con la victoria cuando las Lionesses pusieron el balón en juego.

Otros partidos de la Premier se disputaban al tiempo que el Inglaterra-Alemania de las mujeres. Aun así, 77.768 personas optaron por Wembley. Batieron el récord de asistencia a un partido de las Lionesses  y se acercaron al establecido para un partido femenino en el Reino Unido: los 80.023 espectadores que presenciaron el triunfo de Estados Unidos ante Japón en la final de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Convendremos en que la cifra no está mal para un espectáculo que, supuestamente, no interesa a nadie. En el Camp Nou, ayer, no había ni 70.000 almas para presenciar el interesante duelo entre el Barcelona y el Celta en la todopoderosa liga española. La masculina, claro.

Y es que los hechos y las cifras rebaten cada vez con más contundencia esa sentencia repetida durante años y que aún hoy oímos con relativa frecuencia.

“El fútbol femenino es una mentira. ¿Qué porcentaje de jugadoras de Primera llegan desde el córner a la portería? No tienen fuerza”, afirmó hace tan sólo unos días José María García, un referente en España del periodismo deportivo más rancio.

A diferencia de lo que habría sucedido hace unos años, su estúpida declaración enseguida levantó polvareda y fue replicada desde diversos frentes.

Las futbolistas del Sporting de Gijón, de la Segunda División, lo hicieron de manera gráfica: con un video en el que se las veía lanzando córners y llegando sin ningún tipo de dificultad al arco. ‘El reto José María García’ lo llamaron.

“Pido perdón por no razonar mis comentarios, que sigo manteniendo. El fútbol femenino es mentira en su organización, pero lo acepto y admiro”, matizó García tras el aluvión de críticas.

Dudo y mucho de su admiración hacia el fútbol jugado por mujeres, pues demostró no haberlo visto en años. Le concedo que la organización es muy mejorable. Y aun así, es evidente que también en este aspecto hubo notables avances en los últimos años. Y que éstos han contribuido a que la hinchada se enganche a un espectáculo al alza, como se pudo ver en la Copa del Mundo disputada en Francia este verano.

El fútbol de las mujeres interesa cada vez a más gente.

Por volver a Inglaterra, el anterior choque entre Inglaterra y Alemania en tierras británicas, en noviembre de 2014, había sido seguido en directo por 45.619 espectadores. En cinco años, con igual o más competencia en lo que a espectáculos se refiere, los fans que presenciaron el mismo partido se incrementaron en más de 30.000.

El número habría sido probablemente mayor de no ser por el mal tiempo que hizo ayer en Londres: en octubre, la Federación inglesa declaró agotadas las 90.000 localidades disponibles en Wembley.

Había ganas de ver cómo la Inglaterra que avanzó hasta las semifinales en el Mundial de Francia y ahora se recompone con vistas a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y a la Eurocopa que albergará en 2021 se enfrentaba a una Alemania también en reconstrucción.

Las germanas, que llegaron hasta los cuartos de final en Francia 2019, se impusieron (2-1) como casi siempre. Ganaron 21 de los 26 partidos en los que se han enfrentado a Inglaterra, que sólo las doblegó en el duelo por el tercer puesto en el Mundial de 2015.

La derrota local, en cualquier caso, no pareció desalentar en exceso a la hinchada inglesa, que en siete días (16 y 17 de noviembre) vivirá el fin de semana del fútbol femenino.

Aprovechando la parada de la liga masculina a causa de los partidos de las selecciones, la Súper Liga femenina celebrará su fiesta ocupando otros cuatro grandes estadios ingleses (Anfield, el Tottenham Hotspur Stadium, el Falmer Stadium (Brighton) y el Madejski Stadium (Reading)) y con dos grandes choques: Manchester City vs West Ham y Chelsea vs Manchester United.

Inventora del fútbol, Inglaterra se ha relevado como uno de los países donde más ha crecido el interés por la práctica femenina en los últimos meses. Lo confirmó una encuesta realizada el pasado mes de octubre por YouGov, según la cual una tercera parte de la ciudadanía de Inglaterra se decía interesada en el fútbol jugado por mujeres y casi el 70 por ciento consideraba que debe tener el mismo trato que el jugado por hombres.

El estudio, complementado con datos de WSL Barclays, el principal patrocinador del campeonato femenino inglés, también arrojó otro dato de lo más interesante: el 28 por ciento de los fans que siguieron por televisión la Copa del Mundo se han convertido definitivamente en seguidores del fútbol femenino.

Además, el 46 por ciento se dijo sorprendido por la profesionalidad de los equipos y el 74 consideró que el fútbol jugado por mujeres está subestimado.

Eso, pese al crecimiento experimentado desde que responsables y patrocinadores decidieron apostar por lo que se ha revelado como una nueva vía de negocio y aumentar sustancialmente sus inversiones.

La de Barklays, que patrocinará la presente y las dos próximas temporadas, fue calificada de “multimillonaria” por la Federación inglesa de fútbol cuando anunció el acuerdo el pasado marzo. El diario británico The Guardian la cifró en más de 10 millones de libras, es decir, más de 11 millones de euros a repartir en tres campañas.

Sus efectos ya se han hecho notar, ayudados por el buen papel de Inglaterra en el Mundial de Francia: la petición y compra de entradas para los partidos de la Súper Liga femenina se duplicó desde el inicio del campeonato.

Y es que la fórmula no tiene ningún misterio: a mejores condiciones, mayor rendimiento y, cuanta más calidad, más interés. Como pasa con los hombres, vaya.

  • PH foto: Lionesses

¿Y si los futbolistas secundaran la huelga de sus compañeras y pararan también?

Pregunta: ¿necesitarían las futbolistas de la Primera División española ir a la huelga  convocada si sus compañeros de profesión las acompañaran en su lucha? Respuesta: no.

Así de claro. ¿O es que alguien se imagina que LaLiga que dirige Javier Tebas se permitiría un solo fin de semana sin los ingresos multimillonarios que obtiene de la venta de sus partidos dentro y fuera de la Península?

El respaldo solidario de los futbolistas, declarándose en huelga también, habría bastado para evitar que sus pares femeninas vayan a un paro indefinido que comenzará el fin de semana del 16 y 17 de noviembre, coincidiendo con la novena fecha de la Primera Iberdrola.

Como era de esperar, el acto de mediación de esta semana fue infructuoso. Los clubes que conforman la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) no se movieron ni un ápice de sus posturas y las futbolistas, representadas por diversos sindicatos, tampoco.

Sus patronos les piden que se conformen con el 50 por ciento de una jornada laboral que ellas cumplen al cien por cien y que ya habían aceptado rebajar al 75 por ciento para hacer menos gravosa la subida salarial.

En cifras, los sindicatos que representan a las futbolistas exigen un salario mínimo anual de 12.000 euros. La ACFF ofrece 8.000, es decir, algo menos de 700 euros mensuales.

Algunos futbolistas en la Tercera División española cobran esa cifra. Y yo pregunto, emulando a quienes sostienen que la liga femenina no genera lo suficiente para satisfacer las peticiones de las futbolistas: ¿cuántos recursos generan los equipos de la Tercera masculina?

Salvo en ocasiones muy puntuales, sus partidos no se retransmiten por televisión, sus canchas no se llenan, el número de socios que tienen es más bien pequeño y sus patrocinadores son escasos. Pero nadie cuestiona que los futbolistas de Tercera tengan un convenio laboral, cobren por jugar cada fin de semana, tengan cobertura sanitaria y derecho a paro y a jubilación.

Eso, en cambio, se les niega a las futbolistas, que no sólo pelean por un salario digno -que no igual al de sus compañeros- sino también por un convenio que recoja estos derechos, así como 30 días de vacaciones, un protocolo de embarazo, maternidad y lactancia, otro de acoso sexual y cobertura sanitaria en caso de lesiones graves o de larga duración.

Animados por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), el sindicato mayoritario, algunos futbolistas (Sergio García del Espanyol), ex jugadores (Xavi Hernández) y entrenadores (Abelardo Fernández) respaldaron a sus colegas femeninas a través de las redes sociales. No pasaron de ahí.

Parece que a nadie se le ocurrió -tampoco a la AFE– que las ligas masculinas también podrían secundar la huelga, parar sus competiciones y apoyar así la lucha por la igualdad de manera real.

Se me hace extraño. Si las periodistas decidiéramos ir a la huelga en busca de mejores condiciones laborales -cosa que, dicho sea de paso, deberíamos hacer-, ¿no nos secundarían nuestros colegas masculinos? Quiero pensar que sí. Por más que algunos cobren más que nosotras por hacer el mismo trabajo.

Lo contrario no sólo supondría una vergonzosa falta de solidaridad, sino también lanzar una piedra contra el tejado propio: todo recorte de derechos puede acabar afectándonos, seamos mujeres u hombres, en algún momento.

Pese a la huelga, las futbolistas seguirán entrenándose, jugando con sus selecciones y disputando la Liga de Campeones. El paro sólo afectará a la liga española. Y puede ser un duro golpe, ahora que la competición empezaba a cotizar al alza. Veremos.

La lucha, en cualquier caso, está más que justificada por más que algunos clubes puedan tener dificultades reales para cumplir con las exigencias de las futbolistas.

Buena parte del problema radica en que su patronal nunca tuvo verdadera voluntad -18 reuniones infructuosas en más de un año de negociaciones así lo demuestran- de encontrar una solución.

  • PH foto: Primera Iberdrola

Futbolistas españolas: un paro indefinido para empezar a poner las cosas en su sitio

Las futbolistas españolas anunciaron esta semana que van a la huelga. Salvo milagro de última hora que hoy no se vislumbra. Dijeron así basta a una situación que se prolonga desde que decidieron abrirse camino en un deporte que los hombres consideran suyo y por eso gobiernan a su antojo.

Algunos se sentirán ofendidos por esta generalización que, como toda generalización, es imprecisa e injusta. Lo siento. La realidad se empeña en demostrar que todavía son demasiados los hombres que siguen anclados ahí.

Hombres son la mayoría de los dirigentes que, después de 18 reuniones y meses de negociaciones, fueron incapaces de llegar a un acuerdo con las futbolistas para firmar un convenio colectivo que les garantice no sólo un sueldo digno sino, sobre todo, las garantías laborales que les corresponden como trabajadoras.

Mandan en las entidades que conforman la Asociación de clubes de fútbol femenino (ACFF) y sostienen que las exigencias de las jugadoras son demasiado elevadas, que los números no les cuadran.

Consideran fuera de lugar que las futbolistas se reclamen como tales a tiempo completo, exijan un salario mínimo de 20.000 euros anuales y plenas garantías de que podrán cobrar el paro o la jubilación que les corresponda también por los años que se dedicaron a jugar al fútbol.

Parecen, sin embargo, de acuerdo en que pidan 30 días de vacaciones, un protocolo de embarazo, maternidad y lactancia, otro de acoso sexual y cobertura sanitaria en caso de lesiones graves o de larga duración.

En un gesto de buena voluntad y, conscientes de que algunos clubes podrían tener dificultades para cubrir todas sus peticiones, las futbolistas renunciaron a reclamar el cien por cien de su jornada y lo dejaron en el 75 por ciento.

Eso fue lo que Asociación de futbolistas españoles (AFE), el sindicato mayoritario en el fútbol español, y otros sindicatos minoritarios trasladaron a la ACFF por última vez el pasado martes. La respuesta de la patronal fue meridiana: 16.000 euros de salario mínimo anual y el 50 por ciento de reconocimiento para su jornada laboral.

Es decir, que jugadoras que se entrenan todos los días, compiten el fin de semana y organizan su vida para cumplir con lo que exige el deporte de élite deberían regalar la mitad de su jornada y conformarse con la otra media porque los clubes consideran “inasumible” el 1.600.000 euros extra que, según sus cálculos, les supondría cumplir con lo que ellas reclaman.

Lo sufragarían entre todos los equipos de la Primera Iberdrola, que este año vendieron sus derechos audiovisuales de ésta y las dos próximas temporadas por nueve millones de euros a Mediapro. Pero aun así les pareció una barbaridad. Y no se movieron de su postura.

Las futbolistas, tampoco: anunciaron un paro indefinido que aprobó el 93 por ciento de las 180 jugadoras que el martes asistieron a la asamblea convocada por la AFE.

“Pedíamos un 75 por ciento de la jornada porque era lo justo y no podemos rebajar eso. Hay compañeras que llevan muchísimos años jugando y apenas han cotizado. Cuando se queden sin trabajo, no van a tener paro y se verán perjudicadas. Parece que hablamos de salario mínimo, pero esto va mucho más allá”, explicó este martes Ainhoa Tirapu, erigida en portavoz de las futbolistas.

“Nos cuidamos para ello. Cuando vamos a cenar pensamos que somos futbolistas y también cuando nos vamos pronto a la cama, cuando estamos preparadas día a día para entrenarnos mejor o cuando estamos disponibles para eventos y cosas de los clubes al margen de los entrenamientos”, continuó la capitana del Athletic Club.

Que Tirapu hablara en nombre de sus compañeras ilustró la unidad que existe entre las futbolistas. Ni el Athletic, ni el Barcelona ni el Tacón forman parte de la ACFF. Y algunas de sus futbolistas ya tienen garantizados los mínimos que el resto reclama. Igual apoyan su lucha.

“En el Barcelona la apuesta (por el equipo femenino) es firme y tenemos mejores condiciones, pero se trata de dignificar la profesión que queremos”, señaló Alexia Putellas, mediocampista del conjunto azulgrana.

La entidad catalana y el Atlético de Madrid fueron pioneros a la hora de profesionalizar a sus equipos femeninos y dotarlos de recursos y condiciones más acordes con la competición de élite: salarios, entrenadores, instalaciones, hoteles, viajes.  Comprobaron que la inversión tiene su retorno y que sí existe rentabilidad.

Hay dirigentes de otros clubs que también lo saben, pero lo niegan por razones que deberían explicar. Y hombres que ni lo saben ni lo quieren saber. Como ejemplo, el que se esconde tras el nombre de TodoPuedePasar en Twitter. Sin el más mínimo argumento, cuestionó la capacidad de las mujeres para jugar al fútbol al conocer sus reclamos para firmar el convenio.

“Toma y yo!! Las chicas quieren vivir del fútbol cuando ni si quiera llegan al larguero de la portería… Cualquier jugador de tercera les da mil vueltas y no cobra eso”, tuiteó, evidenciando que nunca en su vida vio un partido de la liga femenina.

Los jugadores (22) de L’Hospitalet, que milita en la Tercera española, cobrarán esta temporada unos 400.000 euros en su conjunto. Eche cuentas y verá si están o no dentro del convenio laboral que sí rige para los hombres.

Virginia Torrecilla, internacional española del Atlético de Madrid, replicó al iluminado tuitero a través de la misma red social: “Menos mal que el #ConveniofemeninoYa no pasa por personas como tú.. Luchamos por un MÍNIMO de condiciones! Y gente como esta nos hace más fuertes”.

Torrecilla es otra de las futbolistas que, más que por ella, lucha por sus compañeras y por las que las sucederán.

El conflicto no hace sino evidenciar que el supuesto apoyo generalizado a que las mujeres puedan jugar al fútbol en igualdad de condiciones que los hombres -lo cual no significa cobrando los mismos salarios- no es real. Como en muchos otros ámbitos, tras las declaraciones políticamente correctas, no hay ni una creencia en lo que se dice ni voluntad de cumplirlo. Sólo postureo.

Y no me refiero a David Aganzo, presidente de la AFE, que probablemente crea lo que dice: “Es una cuestión de igualdad y dignidad. En el siglo XXI, es momento de que tengan derechos y se las respete de una vez. Son compañeras de Primera División, muchas de ellas han jugado Mundiales donde a todos se nos llena la boca. Tienen que tener derechos como trabajadoras”.

Aganzo respaldó la huelga anunciada por las futbolistas a las que representa y sobre la que, curiosamente, sus ex compañeros de la Primera División masculina no se pronunciaron. No me consta ni una muestra pública de la solidaridad que alguna jugadora dijo haber recibido de algún par varón de manera privada.

Con o sin su apoyo, las futbolistas pararán en bloque y de manera indefinida, probablemente, a partir de la octava fecha de la Primera Iberdrola. Salvo que este próximo lunes el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) obre el milagro y logre que los hombres que manejan el fútbol a su antojo entren en razón.

* PH foto: AFE

Lo bueno y lo malo del regreso de las mujeres iraníes a una cancha

El pasado jueves se vio una imagen insólita en Irán: miles de mujeres accedieron al Estadio Azhadi de Teherán para presenciar el partido que enfrentó a la selección masculina de su país con Camboya por la fase de clasificación para el Mundial de fútbol de 2022. Fue una pequeña gran conquista. Hacía casi cuatro décadas que las mujeres locales no podían hacer algo así.

Y resultó conmovedor ver el júbilo con el que las 3.500 afortunadas aguardaron el ingreso a la cancha; su emoción cuando pudieron sentarse en la grada; y el entusiasmo con el que jalearon a su equipo y reivindicaron su derecho a participar de eventos deportivos masculinos.

No era para menos: llevaban años esperando ese momento y luchando por un derecho que se les cercenó en el ya lejano 1981 y siguen sin recuperar.

El paso dado el jueves fue simbólico, pero no definitivo. Sin ir más lejos, ese mismo día, miles de mujeres más se quedaron sin poder vivir la experiencia de sus compañeras de lucha. La Federación iraní de fútbol limitó a 3.500 los boletos disponibles para ellas sin ningún tipo de justificación. El Estadio Azhadi tiene capacidad para 78.000 personas.

Y sus gradas aparecieron prácticamente vacías, mientras las mujeres fueron enjauladas en un sector acotado por vallas y fuertemente vigilado. A su alrededor apenas había hinchas masculinos. Sólo policías, futbolistas y fotógrafos.

Las fotógrafas que quisieron cubrir el regreso de las mujeres a la cancha no pudieron hacerlo: se les negó la acreditación.

La FIFA, además de no lograr evitar este veto, tampoco consiguió que la prohibición a las mujeres se levantara definitivamente. Los partidos de la liga doméstica quedaron fuera de este cambio, que sólo afectará a los choques internacionales que se disputen en Irán.

“Hoy esperamos más que nunca un futuro en el que todas las chicas y mujeres que quieran asistir a partidos de fútbol en Irán puedan hacerlo en un entorno seguro”, señaló Gianni Infantino en un comunicado emitido tras el duelo del pasado jueves.

“La Historia nos enseña que el progreso llega por etapas y éste es sólo el inicio del camino”, añadió el presidente del organismo que rige el fútbol mundial en su escrito.

La FIFA había sido largamente criticada por no haber tomado medidas sancionadoras contra Irán, pese a que su veto a las mujeres conculca los derechos más fundamentales.

Sigue sin hacerlo. Pero la ola de protestas generada tras la muerte de Sahar Khabazi (Khodayari, en la transcripción inglesa del árabe) la hizo reaccionar y exigir cambios a la Federación iraní.

Conocida popularmente como La chica azul, Khabazi había pasado algunos días en prisión el pasado marzo por intentar presenciar un partido masculino de fútbol disfrazada de hombre. Murió en septiembre cuando supo que podía ser encarcelada de nuevo y decidió evitarlo quemándose a lo bonzo.

Cualquier intento de reinvindicar su memoria en el Estadio Azhadi fue reprimido y sofocado por los reponsables de la seguridad.

“Una parte de mí está feliz, pero en esencia han creado un muro”, afirmó Maryam Shojaei tras el partido del jueves. “Esto no es lo que pedíamos. No todas las mujeres pueden ir al estadio y sentarse libremente con sus hermanos, padres o maridos”.

Shojaei es hermana del capitán de la selección iraní, Masoud Shojaei, y una de las activistas que, desde el extranjero, más ha alzado la voz para reivindicar los derechos de las mujeres de su país.

Tras la abultada victoria ante Camboya (14-0), su hermano lideró el aplauso de agradecimiento que los componentes de la selección iraní le dedicaron a las mujeres allí presentes. Fue un lindo gesto. De las autoridades, ellas y nosotros esperamos mucho más.

  • PH fotos: Abedin Taherkenareh/EPA

Mabel Velarde, la ecuatoriana que encara el fútbol con mirada de género

Las mujeres ecuatorianas dieron un importante paso en su historia con el fútbol al cerrar el pasado fin de semana el primer campeonato profesional disputado en su país. Se denomina Superliga femenina y se lo adjudicó el Deportivo Cuenca tras superar al Club Ñañas por 2-0 en la final del torneo, que se juega con sistema de playoff.

El resultado fue lógico: el Deportivo Cuenca es, de los 22 participantes de la liga, el conjunto que cuenta con más jugadoras con contrato profesional. Son 13, ocho más que las cinco que exige la Conmebol (la Confederación Sudamericana de Fútbol) en la normativa que estableció este año para promover el fútbol entre las mujeres.

La cosa es así: si los equipos masculinos quieren disputar la Copa Libertadores, los clubs deben tener, al menos, un equipo mayor femenino y otro sub-16. Si no, quedan privados de la licencia para participar en el equivalente sudamericano de la Liga de Campeones europea.

Como ningún club quiere dejar de estar en la Libertadores, la fórmula está surtiendo efecto. La amenaza, ya se sabe, suple la falta de convencimiento.

“Esto es un paso, pero en Ecuador aún no existe una estructura de fútbol femenino para que las jugadoras tengan los mismos derechos y se reconozca económicamente su trabajo”, me cuenta Mabel Velarde, una de las pioneras del fútbol ecuatoriano, que antes de caminar hacia la profesionalización había celebrado cinco torneos femeninos amateurs.

Las jugadoras profesionales tienen en el país sudamericano salarios que fluctúan entre los 150 y los 700 dólares por mes, 800 al sumo si se añade la afiliación al seguro social. Las amateurs, que son la mayoría, perciben entre 30 y 100 dólares mensuales. Muchas juegan sin cobrar y también eso se pone por contrato.

“Estamos ganando terreno y estamos peleando por nuestros derechos y visibilizándonos cada vez más, pero es importante conocer las necesidades del fútbol femenino y tener personas altamente capacitadas”, añade Velarde, que disputó la recién concluida Superliga femenina con el Universidad Católica.

“En Ecuador no hay apoyo a la mujer en el deporte; la cultura es muy machista”, continúa la mediocampista, internacional con su selección en el Mundial de 2015 en Canadá.

Un ejemplo que ilustra sus palabras: en la web del Deportivo Cuenca, no aparece el equipo femenino ni siquiera ahora que se ha proclamado campeón. Los masculinos están todos.

Haber sido mundialista es sólo uno de los muchos logros de la menuda y expresiva Velarde, quien con 17 años se convirtió en la primera ecuatoriana en lograr una beca para estudiar y jugar al fútbol en Estados Unidos.

Allí permaneció cuatro años y jugó para la Lee University (Tennesse), la SE Missouri State y en San Diego. Cuando las estrecheces económicas la obligaron a emigrar de nuevo, ya había aprendido buena parte de lo que, desde entonces, intenta aplicar en Ecuador.

No es fácil. Ni siquiera para alguien como ella, que jugó también en Boca Júniors (Argentina) antes de que una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda la  obligara a parar durante un buen tiempo. Tenía 21 años y repetía lesión. Con 15, ya se había quebrado el de la rodilla derecha.

“Fueron momentos duros, pero también enriquecedores; generaron mucha paciencia y disciplina”, recuerda Velarde casi diez años después de aquella grave lesión.

Con paciencia y disciplina se sacó también el título de entrenadora y empezó a involucrarse en cuestiones de liderazgo que, en su caso, es una cualidad innata. Resultó más que evidente durante esa etapa en la que jugó con hombres en el Cuniburo, fundó la academia de fútbol que lleva su nombre y dirigió al Quito FC.

“Después me puse a jugar de vuelta porque me convocaron para el Mundial”, dice entre risas, “y fue una de las mejores experiencias de mi vida”. “Jugar en estadios llenos, pasar controles antidoping… Me llamaron la atención esos test hormonales y de sangre para ver si éramos mujeres…”, rememora.

Ese tipo de pruebas, que también se dan en el atletismo y probablemente en otros deportes, evidencian las barreras que aún hoy tenemos que franquear las mujeres en el deporte. Y perpetúan por la vía científica los gritos de «machona y marimacha» con los que aún hoy se intenta descalificar a las mujeres que osan hacer suyos terrenos tradicionalmente masculinos.

Por suerte, cada vez son más las que dan el paso. Y menos los que se atreven a usar esos términos tan peyorativos.

A Velarde, como a tantas otras, la llamaron así muchas veces. Pero eso nunca la hizo echarse atrás. Al contrario. Tras la experiencia mundialista dio un paso más en su carrera como entrenadora y se graduó con una tesis sobre cómo integrar la cuestión de género y la sexualidad en la formación de los futuros futbolistas, hombres y mujeres. Son temas tabú, incluso en los países más avanzados en estos ámbitos.

Pero la mediocampista del Universidad Católica es persistente. Y las experiencias que fue acumulando como preparadora la reafirmaron en su convicción de la necesidad de una formación integral y específica para las niñas y adolescentes que quieren practicar deporte.

“Cuando trabajas con ellas, te das cuenta de que no conocen su cuerpo, de que se asustan por cosas que son absolutamente naturales. Y los entrenadores hombres, en general, tampoco saben manejarse con situaciones que afectan específicamente a las mujeres”, explica Velarde, que también viajó por toda Sudamérica para comprobar el “paupérrimo estado del fútbol formativo femenino hasta 2018”.

De ahí, el festival de fútbol que, con la ayuda de la entrenadora alemana Martina Voss-Tecklenburg, montó en 2016 en Quito para 145 niñas. Y su interés por “fusionar el deporte y el arte corporal y fomentar el autoconocimiento para poder desarrollar sesiones de entrenamiento más específico, que ayude a prevenir lesiones también a través de una alimentación consciente”.

“Con el festival, quería masificar y visibilizar el fútbol femenino desde las bases”, cuenta Velarde, que en 2017 trabajó en Boston como entrenadora asistente durante un intenso mes.

La experiencia le abrió muchas puertas. Entre ellas, las de la Juventus, que la contrató como coordinadora del programa de niños y niñas de 5 a 18 años que el club italiano tiene en Buenos Aires. Ese mismo año, también participó del campamento que organiza la ahora archiconocida y premiada Megan Rapinoe en Nueva York para que las niñas sigan avanzando en un deporte que en su país practican en el colegio.

“Formé parte del staff y eso me permitió observar y aprender mucho”, dice la mediocampista ecuatoriana sobre la experiencia que vivió junto a la mejor futbolista del reciente Mundial de Francia, doble campeona mundial y ganadora también este año del premio The Best que otorga la FIFA.

Velarde regresó a su país con todo ese bagaje en la mochila y ahora, desde su fundación, aporta algunos de los contenidos académicos que sustentarán las licencias Conmebol que la Federación de su país otorgará para fútbol femenino y fútbol mixto.

“Se necesita más apoyo y que los clubes inviertan más recursos en las formativas de mujeres porque existe un retraso motor comparado a los hombres”, asevera la internacional ecuatoriana de 30 años.

“Es necesario educar a los entrenadores y a los dirigentes para comprender las necesidades de una deportista mujer”, prosigue, mientras ultima los preparativos del primer seminario internacional de fútbol femenino y equidad de género.

Es el último proyecto lanzado desde su fundación, se celebrará en Quito del 18 al 22 de noviembre y contará con profesionales tan relevantes como Carolina Morace, ex futbolista y gerente deportiva del AC Milán, Nicola Williams, ex seleccionadora de Australia, Marisa Sánchez, ex preparadora de la selección mexicana y la estrella española Vero Boquete, entre otras.

Allí hablarán de innovación en gestión deportiva, en táctica, en preparación física y en fisiología y ciclo menstrual de la mujer y de muchos aspectos más, semanas después de que la capital de Ecuador acoja también la Copa Libertadores femenina.

“Traer a Quito la Libertadores es un gran avance para el país y debería servir para romper estigmas sociales y culturales respecto a las mujeres”, concluye Velarde sobre el torneo que 16 equipos sudamericanos disputarán del 11 al 27 de octubre.

Con mujeres rompedoras como ella, todo parece más fácil y más cercano.

* Fotos cedidas por Mabel Velarde

Insuficiente respuesta de la FIFA a la vulneración de los derechos de las mujeres en Irán

“Las mujeres tienen que tener acceso a los estadios de fútbol en Irán”, proclamó este jueves el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en un desconcertante comunicado publicado en la web del organismo que rige el fútbol mundial.

“Nuestra postura es clara y firme”, añadió el mandatario en un intento de mostrar firmeza frente a una cuestión que ha evidenciado el doble rasero moral con el que se maneja la poderosa entidad que preside.

Fracasó en su propósito. Los cuatro párrafos de la nota en absoluto aclaran si la FIFA está dispuesta a hacer algo más que declaraciones para que las mujeres iraníes puedan, efectivamente, presenciar partidos de fútbol (masculino) en su país.

Infantino no aporta ni un solo elemento que permita pensar que eso será así. Más bien al contrario.

“Tengo esperanza en que la Federación y las autoridades iraníes sean receptivas a nuestros repetidos llamados a que reconduzcan esta inaceptable situación”, señaló el presidente de la FIFA en su exposición.

Corrección política para alimentar una ilusión que no parece tener otro sustento que lo que representantes de la FIFA están observando estos días en Irán. Si hay datos que apunten a un verdadero cambio, no han trascendido.

Los emisarios de la FIFA fueron enviados al Golfo Pérsico después de que la muerte de Sahar Khabazi (Khodayari, en la transcripción inglesa del árabe) desatara días atrás una ola de indignación entre futbolistas, clubes e hinchas de todo el mundo.

Más conocida como La chica azul, Khabazi se inmoló antes de que concluyera un proceso que, el pasado marzo, la mantuvo varios días en prisión por quebrantar la ley -no escrita- que en Irán prohíbe el acceso de las mujeres a espectáculos deportivos masculinos.

Irán es el único país del planeta que conserva esta abominable prohibición y, en el caso de Khabazi, el quebranto es cuestionable: la joven, de 29 años, fue detenida cuando intentaba acceder a la cancha del Esteghlal disfrazada de hombre. Ni siquiera pudo presenciar el choque que enfrentaba al equipo del que era fan con el Persépolis de Teherán.

A inicios de este mes, cuando acudió al juzgado para seguir el estado de su caso y supo que podría ser encarcelada de nuevo, decidió quemarse a lo bonzo. Falleció pocos días después.

Su trágica muerte sacudió la opinión pública y futbolistas como Kosovare Asllani apuntaron directamente a la FIFA.

“FIFA, es hora de actuar y no de quedarse callado. Necesitamos ayudar a las mujeres de Irán a luchar contra la segregación de género. ¡Se trata de derechos humanos!”, afirmó la capitana de la selección sueca, ahora en el C.D. Tacón.

Entonces, el organismo que preside Infantino se limitó a “lamentar la tragedia”, enviar sus condolencias a la familia de Khabazi y hacer un llamamiento a las autoridades iraníes “para asegurar la libertad y la seguridad de todas las mujeres implicadas en esta legítima lucha para acabar con la prohibición de que las mujeres entren a los estadios en Irán”.

No anunció, como le solicitan desde hace años grupos activistas y pro Derechos Humanos, sanciones a la Federación y selección iraníes si no ponen fin de una vez por todas al veto.

Y siguió sin hacerlo en el comunicado de este jueves, que en su último párrafo hasta se mostró comprensible con las excusas con las que las autoridades de aquel país han justificado su inacción.

“Estamos trabajando en las infraestructuras necesarias para permitir el acceso de las mujeres a los estadios”. “No tenemos problema en que las mujeres acudan a las canchas si el ambiente es adecuado… Pero con un lenguaje tan soez y tanta violencia entre los aficionados, no es aconsejable”, han argumentado los dirigentes políticos y federativos de Irán.

“Entendemos que son necesarios ciertos pasos y procesos antes de que esto (el acceso de las mujeres a los estadios) se pueda hacer de una manera adecuada y segura, pero ahora es el momento para cambiar las cosas y la FIFA espera una evolución positiva ya en el próximo partido de Irán como local en octubre”, señaló Infantino en su escrito.

La selección iraní recibirá a Camboya el próximo 10 de octubre en Teherán en el segundo duelo del Grupo C de la ronda clasificatoria para el Mundial de Catar 2022. Y a estas alturas, no hay ninguna certeza de que las mujeres iraníes que lo deseen puedan acudir a la cancha.

Y si lo hacen, como sugieren la FIFA y las autoridades del país situado en el Golfo Pérsico que sucederá, habrá que ver en qué condiciones y por cuánto tiempo.

Irán ya ha protagonizado varios montajes para acallar las críticas y eludir las sanciones que, según los estatutos de la FIFA, deberían serle impuestas. Su código prohíbe cualquier tipo de discriminación, incluida la de género.

Y sin embargo, el mismo organismo que aprovecha cualquier ocasión para publicitar su supuesta lucha para que el fútbol se abra definitivamente a las mujeres permite desde hace años que el único país del mundo que las aparta por ley participe en sus competiciones.

Es, además, de incoherente, incomprensible e inaceptable.

*PH fotos: Fifa.com y @openstadiums Twitter

‘La chica azul’ pone a la FIFA contra las cuerdas

Este miércoles echó a rodar la Liga de Campeones femenina y miles de mujeres europeas vivieron en la cancha la emoción de una competición que levanta pasiones.

La próxima semana arranca la Champions masculina y muchas estarán también en los estadios, en un acto de normalidad que aún hoy no es posible en todos los países del orbe.

No lo es, por ejemplo, en Irán, donde el pasado 6 de septiembre, según algunas versiones, el 9, según otras, Sahar Khabazi (Khodayari, en la transcripción inglesa del árabe) perdió la vida tras inmolarse a causa de un proceso iniciado el pasado marzo, cuando intentó presenciar un partido de la liga masculina de fútbol disfrazada de hombre.

Sólo como hombre podría haber accedido a la cancha del Esteghlal, el club de Teherán al que hasta entonces seguía en la obligada distancia.

Por desgracia, su disfraz no fue lo suficientemente convincente como para burlar a los guardianes de las supuestas esencias femeninas y, con un pie ya en el estadio, Khabazi fue arrestada por haber infringido la ley que impide la entrada de mujeres a espectáculos deportivos masculinos.

La joven, de 29 años, fue liberada días después de su detención. Pero cuando el pasado 1 de septiembre acudió al juzgado a recuperar su móvil y seguir el estado de su caso, supo que podía ser encarcelada de nuevo. Khabazi decidió abortar esa posibilidad: se quemó a lo bonzo a la salida de la corte. Falleció días después con el 90 por ciento de su cuerpo calcinado.

Según recoge el diario iraní Rokna, su hermana señaló en una entrevista que Sahar, que supuestamente había intentado suicidarse con anterioridad, sufría un trastorno bipolar que podría haberse agravado durante su estancia en la prisión de Garchak.

Sea como fuere, el fondo de la cuestión no varía. La trágica muerte de ‘La chica azul’ -así apodada porque de azul viste el Esteghlal– ha puesto el foco sobre la imperiosa necesidad de acabar de una vez por todas con una prohibición que atenta contra los derechos fundamentales de las mujeres.

La norma en cuestión data de 1980, es única en el mundo y de manera no escrita prohíbe la entrada de las mujeres a los recintos donde se disputan competiciones masculinas. La instauraron los sectores políticos y religiosos más conservadores de Irán poco después de que el país se convirtiera en una república islámica.

Y sigue en vigor, pese a las crecientes voces a favor de su derogación y a que las mujeres sí pueden asistir a los partidos de casa de la selección femenina de fútbol, que están vetados para los hombres.

Las protestas llegaron estos días de todas partes. En Irán, el capitán de la selección masculina de fútbol, Masoud Shojaei, conmocionado por la muerte de Khabazi, atribuyó la prohibición a un “pensamiento podrido y desagradable del pasado”.

“De la misma manera que a nosotros nos sorprenden las viejas limitaciones establecidas para las mujeres, las generaciones futuras se asombrarán al descubrir que a las mujeres se les prohibió ingresar a los estadios deportivos en nuestro tiempo”, escribió Shojaei en Instagram.

“El origen de tales limitaciones es el pensamiento podrido y desagradable del pasado y será incomprensible para la próxima generación”, agregó bajo una foto de una vela sobre fondo negro.

El capitán iraní secundó así a su hermana Maryam, que en los últimos años aprovechó los partidos que el equipo Melli disputó fuera de su país para hacer campaña a favor de la entrada de las mujeres a los estadios.

Como fundadora de My Fundamental Right (Mi Derecho Fundamental) y con su pasaporte canadiense, Maryam Shojaei viajó al Mundial masculino de Rusia 2018 para denunciar la situación e instar a la FIFA a que sancionase a la Federación iraní de fútbol expulsándola de todas sus competiciones si no había cambios inmediatos. No le hicieron caso. Pero ella no ha dejado de insistir.

No es la única en la batalla. La da también un grupo de activistas iraníes que buscan acabar con la discriminación bajo el nombre de Open Stadiums (Estadios abiertos).

“Si la humillación, la detención y la prisión no eran suficiente para la FIFA para tomar cartas en el asunto, ahora una de nosotras se autoinmoló para demostrar que las mujeres iraníes también quieren ver fútbol”, tuiteó el lunes esta organización.

El organismo rector del fútbol mundial se limitó hasta ahora a las palabras. Y a participar de la representación urdida por las autoridades iraníes para hacer creer que las cosas estaban cambiando.

En noviembre de 2018, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, fue invitado a un partido en Teherán al que también asistieron cientos de mujeres iraníes con la autorización de los dirigentes locales. Para Infantino, aquello fue “una señal trascendental de progreso”. Para Maryam Shojaei, un montaje. Para Human Rights Watch, una farsa.

“Sin garantías para que las mujeres pudieran comprar boletos y al sentarse con mujeres colocadas para que las viera, Infantino formó parte de una farsa. Fue una traición terrible para las mujeres iraníes que le han suplicado por escrito durante años que tome medidas al respecto”, afirmó Minky Worden, directora de iniciativas globales de esta organización pro Derechos Humanos.

La FIFA, en cualquier caso, siguió sin intervenir de manera contundente.

Y cuando el pasado 6 de junio, un día antes de la inauguración del Mundial femenino de Francia 2019, varias mujeres fueron detenidas por intentar asistir a un amistoso entre Irán y Siria, Infantino no pasó de expresar su alarma a través de una carta dirigida al presidente de la Federación iraní.

En la misiva, a la que tuvo acceso el Centro para los Derechos Humanos en Irán con base en Nueva York, Infantino también pedía que, a más tardar el 15 de julio, le detallaran los “pasos concretos” que se iban a dar para garantizar que las mujeres iraníes pudieran asistir a los partidos clasificatorios de su selección para el próximo Mundial masculino, el de Catar 2022.

El 15 de julio quedó atrás. E Irán inició su andadura pre mundialista frente a Hong Kong unos días después de la muerte de Khabazi. No consta, sin embargo, ninguna respuesta de la Federación iraní a la FIFA, más allá de una vacua declaración del ministro de Deportes del país situado en el Golfo Pérsico: “Estamos trabajando en las infraestructuras necesarias para permitir el acceso de las mujeres a los estadios”.

Pregunta retórica: ¿Qué infraestructuras pueden necesitar las mujeres que no necesiten los hombres para acceder a una cancha de fútbol?

Interpelada desde varios frentes, la poderosa organización que preside Infantino acabó lamentando la muerte de La chica azul en un comunicado en el que también conminó a las autoridades iraníes a acabar con la ignominiosa prohibición.

“Estamos al corriente de la tragedia y la lamentamos profundamente. Enviamos nuestras condolencias a la familia y amigos de Sahar y reiteramos nuestros llamamientos a las autoridades iraníes para asegurar la libertad y la seguridad de todas las mujeres implicadas en esta legítima lucha para acabar con la prohibición de que las mujeres entren a los estadios en Irán”, señaló la FIFA en su nota.

En su cuenta de Twitter, sin embargo, no hizo ni una sola mención a la trágica y lamentable desaparición de la joven activista. Un día antes, sí había retuiteado las condolencias de la Concacaf por la muerte del arquero de la selección de Curazao Jairzinho Pieter.

Futbolistas, periodistas y diversas personalidades iraníes, clubes de todo el mundo -el Barcelona y la Roma, entre ellos- y organizaciones internacionales pro Derechos Humanos  sí mostraron su repulsa a través de las redes sociales.

“Tengo una plataforma y nunca he tenido miedo de alzar mi voz cuando es necesario. Esto es una tragedia y no puede continuar. FIFA, es hora de actuar y no de quedarse callado. Necesitamos ayudar a las mujeres de Irán a luchar contra la segregación de género. ¡Se trata de derechos humanos!”, clamó Kosovare Asllani, la capitana de la selección sueca y flamante fichaje del C.D. Tacón, en Twitter bajo el hashtag #SaharKhodayari.

La secundaron algunas de sus compañeras de selección, otras futbolistas, mujeres y hombres de todo el mundo. En España, numerosos clubes de la Segunda División y de categorías inferiores tiñeron de azul sus escudos en homenaje a La chica azul, pidieron guardar un minuto de silencio antes de sus partidos de este fin de semana e incluso invitaron a sus hinchas a que acudan a la cancha vestidos de azul.

La FIFA comienza a quedarse sin margen para no ir más allá en su reacción. Su discurso en pro de la igualdad de género en el fútbol que tanto publicitó durante el reciente Mundial femenino caerá en saco roto si no toma medidas contundentes de manera inmediata.

¿Dará un paso adelante o mantendrá su injustificable postura para preservar sus intereses económicos y sus equilibrios políticos?

Miles de mujeres en Irán quieren asistir a los partidos de clasificación para el Mundial de Catar que su selección disputará en octubre como local. Y si eso no es posible, ellas y medio mundo esperan que la todopoderosa organización cumpla con el artículo 4 de su propio reglamento, que dice así: “Está estrictamente prohibida y es sancionable con suspensión o expulsión cualquier discriminación contra un país, una persona o un grupo de gente a causa de su raza, color de piel, etnia, origen social o GÉNERO”, entre un largo etcétera.

  • Fotos sacadas de Twitter