Mujer y deporte: el reto de que nos vean a nosotras y no busquen al hombre que hay detrás

En esta semana en la que todos se esfuerzan en demostrar lo que, a menudo, obvian y olvidan el resto del año, que las mujeres somos fundamentales para mover el mundo, no seré yo quien se aparte de la línea y deje de recordarlo una vez más.

Aunque no me gusten los días “dedicados a” -en el fondo, señalan la excepción y no la norma-, tendría poco sentido no hacerlo en un blog dedicado exclusivamente a mujeres deportistas.

Si quisiera desmarcarme, podría hablar, por ejemplo, de los hombres que, desde su posición de más o menos privilegio, han contribuido y contribuyen a que las mujeres lo tengamos un poco menos complicado cuando queremos avanzar en terrenos que, en general, ellos siguen considerando suyos. Pero no lo haré. Con mayor o menor mérito, la visibilidad masculina está asegurada. No necesitan que les regalemos más.

Recuerdo, por ejemplo, la cantidad de notas y entrevistas que los y las periodistas le hicimos al entrenador de Carolina Marín en los primeros años de explosión de la deportista onubense. Sin beber de tradición alguna, ella se erigía en la reina mundial del bádminton, pero el mérito parecía todo de Fernando Rivas, el hombre que dirige su preparación desde los inicios.

No es el único caso, claro. El deporte es uno de los ámbitos más resistentes a la igualdad de géneros, por más que los hombres digan lo contrario.

Piense, si no, cuántas veces ha visto el nombre de la nadadora Mireia Belmonte asociado al de Fred Vergnoux, su controvertido entrenador. O el de la ex saltadora Ruth Beitia, al de Ramón Torralbo.

Torralbo, justo es decirlo, siempre ha rehuido cualquier tipo de protagonismo. Y Beitia ha sido la primera en otorgárselo, no sin razón. Pero eso no debería hacernos olvidar que quien saltó por encima de un listón situado a 1,97 metros para conquistar el oro olímpico en Río 2016 fue ella. Nadie más.

Hay muchos otros ejemplos. Los éxitos de la selección femenina de baloncesto se atribuyen al buen hacer desde el banco de Lucas Mondelo. El hombre tiene su mérito, por supuesto. Pero ¿por qué los de la masculina se los atribuimos, principalmente, a los jugadores, se llamen Pau o Marc Gasol, Ricky Rubio o Juan Carlos Navarro?

Jorge Vilda, el técnico de la selección femenina de fútbol, se llevó no pocos titulares en el pasado Mundial de Francia, cuando sus pupilas se clasificaron, por primera vez en la historia, para los octavos de final. Y así podríamos seguir y seguir.

Las mujeres hemos conquistado un espacio cada vez más amplio en la primera línea deportiva. Pero seguimos siendo absolutamente minoritarias en la segunda y en la tercera. Apenas hay entrenadoras, preparadoras físicas, ojeadoras, fisioterapeutas o responsables de los servicios médicos. Esos puestos siguen estando mayoritariamente en manos de hombres, también en los equipos femeninos.

Salvo en contadas excepciones -la todopoderosa selección femenina de fútbol de los Estados Unidos tuvo a una entrenadora en los dos últimos Mundiales que conquistó-, ésa es todavía una barrera muy difícil de franquear para las mujeres.

Las (pocas) que lo consiguen, a menudo, tienen que aguantar descalificaciones siempre relacionadas con el género. Pienso, por ejemplo, en Carme Lluveras, la única mujer que, en España, fue entrenadora ayudante en un equipo masculino de baloncesto de primer nivel: en Unicaja, cuando Sergio Scariolo estaba al mando del conjunto malagueño.

Lo hizo tan bien o tan mal como cualquier hombre. Pero le fue imposible mantenerse en el cargo, ni que decir progresar.

El progreso femenino, sin embargo, es espectacular cuando a las mujeres nos dan la oportunidad. En el caso español, la estadística es elocuente: al menos la mitad de las medallas conquistadas por España en las dos últimas ediciones de los Juegos Olímpicos fueron femeninas.

Si en Barcelona 92, los Juegos del despegue del deporte español, las mujeres lograron 8 de las 22 preseas de la delegación local, en Londres 2012, las deportistas firmaron 12 de las 20 logradas. Tres de ellas fueron oros. Los hombres sólo añadieron uno más.

Algo más de dos décadas de una inversión que está lejos de acercarse a la que hacen las potencias mundiales han dado frutos incluso superiores a lo que se podría esperar.

En Río 2016, el balance fue similar al de Londres. De las 17 medallas que se colgó la delegación española, nueve tuvieron la rúbrica femenina que también llevaron cuatro de sus siete oros.

Ahora, a poco más de cuatro meses para que se disputen los Juegos de Tokio, coronavirus mediante, las previsiones apuntan a que las mujeres seguirán siendo protagonistas principales en los éxitos del deporte español.

Eso, pese a las aún escasas ayudas e incentivos que siguen teniendo ellas. “Conseguir un patrocinador me resulta imposible”, me decía esta misma semana una deportista olímpica, vigente campeona de Europa de su especialidad. Sobrevive con una beca ADO -las que obtienen los deportistas olímpicos- y eso la mantiene en la lucha con mujeres de otros países que cuentan con muchos más medios.

Lara Fernández disputará hoy mismo, en Londres, el título mundial de muay thai de -50,8 kg. Lo hará sin ningún tipo de ayuda de los organismos deportivos españoles, pese a que es la vigente campeona española de la especialidad -53 kg y la campeona mundial de K1 -59 kg.

El muay thai y el K1 no están en el programa olímpico. La joven ha llegado a la élite por sus propios medios, costeándose todos los gastos con trabajos precarios. Los títulos apenas le han reportado un par de recientes patrocinadores, que ahora le hacen el camino un poco menos costoso.

Podría hablar también de futbolistas que juegan en la Primera Iberdrola, la primera división española, y apenas llegan a los 300 euros de salario mensual. O de cómo las futbolistas estadounidenses, tetracampeonas mundiales, siguen peleando en los juzgados por tener los mismos premios que sus colegas masculinos, que nunca ganaron nada a nivel internacional. Demandaron a la Federación estadounidense de fútbol por discriminación por razón de género y esperan sentencia después de varias promesas incumplidas. También de la mayoría de deportistas profesionales trabajan al máximo nivel sin la protección de un convenio laboral.

No olvidemos esto y muchas y muchas otras cosas que vivimos a diario cuando hoy, mientras millones de mujeres de todo el mundo salgamos a manifestarnos en las calles, algunos nos califiquen de feminazis, proclamen que odiamos a los hombres y que nos quejamos por gusto. Ojalá un día nos quejemos sólo por gusto. De momento, tenemos motivos de más.

* Ph foto portada: Twitter Lara Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *