Insuficiente respuesta de la FIFA a la vulneración de los derechos de las mujeres en Irán

“Las mujeres tienen que tener acceso a los estadios de fútbol en Irán”, proclamó este jueves el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en un desconcertante comunicado publicado en la web del organismo que rige el fútbol mundial.

“Nuestra postura es clara y firme”, añadió el mandatario en un intento de mostrar firmeza frente a una cuestión que ha evidenciado el doble rasero moral con el que se maneja la poderosa entidad que preside.

Fracasó en su propósito. Los cuatro párrafos de la nota en absoluto aclaran si la FIFA está dispuesta a hacer algo más que declaraciones para que las mujeres iraníes puedan, efectivamente, presenciar partidos de fútbol (masculino) en su país.

Infantino no aporta ni un solo elemento que permita pensar que eso será así. Más bien al contrario.

“Tengo esperanza en que la Federación y las autoridades iraníes sean receptivas a nuestros repetidos llamados a que reconduzcan esta inaceptable situación”, señaló el presidente de la FIFA en su exposición.

Corrección política para alimentar una ilusión que no parece tener otro sustento que lo que representantes de la FIFA están observando estos días en Irán. Si hay datos que apunten a un verdadero cambio, no han trascendido.

Los emisarios de la FIFA fueron enviados al Golfo Pérsico después de que la muerte de Sahar Khabazi (Khodayari, en la transcripción inglesa del árabe) desatara días atrás una ola de indignación entre futbolistas, clubes e hinchas de todo el mundo.

Más conocida como La chica azul, Khabazi se inmoló antes de que concluyera un proceso que, el pasado marzo, la mantuvo varios días en prisión por quebrantar la ley -no escrita- que en Irán prohíbe el acceso de las mujeres a espectáculos deportivos masculinos.

Irán es el único país del planeta que conserva esta abominable prohibición y, en el caso de Khabazi, el quebranto es cuestionable: la joven, de 29 años, fue detenida cuando intentaba acceder a la cancha del Esteghlal disfrazada de hombre. Ni siquiera pudo presenciar el choque que enfrentaba al equipo del que era fan con el Persépolis de Teherán.

A inicios de este mes, cuando acudió al juzgado para seguir el estado de su caso y supo que podría ser encarcelada de nuevo, decidió quemarse a lo bonzo. Falleció pocos días después.

Su trágica muerte sacudió la opinión pública y futbolistas como Kosovare Asllani apuntaron directamente a la FIFA.

“FIFA, es hora de actuar y no de quedarse callado. Necesitamos ayudar a las mujeres de Irán a luchar contra la segregación de género. ¡Se trata de derechos humanos!”, afirmó la capitana de la selección sueca, ahora en el C.D. Tacón.

Entonces, el organismo que preside Infantino se limitó a “lamentar la tragedia”, enviar sus condolencias a la familia de Khabazi y hacer un llamamiento a las autoridades iraníes “para asegurar la libertad y la seguridad de todas las mujeres implicadas en esta legítima lucha para acabar con la prohibición de que las mujeres entren a los estadios en Irán”.

No anunció, como le solicitan desde hace años grupos activistas y pro Derechos Humanos, sanciones a la Federación y selección iraníes si no ponen fin de una vez por todas al veto.

Y siguió sin hacerlo en el comunicado de este jueves, que en su último párrafo hasta se mostró comprensible con las excusas con las que las autoridades de aquel país han justificado su inacción.

“Estamos trabajando en las infraestructuras necesarias para permitir el acceso de las mujeres a los estadios”. “No tenemos problema en que las mujeres acudan a las canchas si el ambiente es adecuado… Pero con un lenguaje tan soez y tanta violencia entre los aficionados, no es aconsejable”, han argumentado los dirigentes políticos y federativos de Irán.

“Entendemos que son necesarios ciertos pasos y procesos antes de que esto (el acceso de las mujeres a los estadios) se pueda hacer de una manera adecuada y segura, pero ahora es el momento para cambiar las cosas y la FIFA espera una evolución positiva ya en el próximo partido de Irán como local en octubre”, señaló Infantino en su escrito.

La selección iraní recibirá a Camboya el próximo 10 de octubre en Teherán en el segundo duelo del Grupo C de la ronda clasificatoria para el Mundial de Catar 2022. Y a estas alturas, no hay ninguna certeza de que las mujeres iraníes que lo deseen puedan acudir a la cancha.

Y si lo hacen, como sugieren la FIFA y las autoridades del país situado en el Golfo Pérsico que sucederá, habrá que ver en qué condiciones y por cuánto tiempo.

Irán ya ha protagonizado varios montajes para acallar las críticas y eludir las sanciones que, según los estatutos de la FIFA, deberían serle impuestas. Su código prohíbe cualquier tipo de discriminación, incluida la de género.

Y sin embargo, el mismo organismo que aprovecha cualquier ocasión para publicitar su supuesta lucha para que el fútbol se abra definitivamente a las mujeres permite desde hace años que el único país del mundo que las aparta por ley participe en sus competiciones.

Es, además, de incoherente, incomprensible e inaceptable.

*PH fotos: Fifa.com y @openstadiums Twitter

2 comentarios en “Insuficiente respuesta de la FIFA a la vulneración de los derechos de las mujeres en Irán

Responder a Noelia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *